19 Agosto 201820 Tiempo Ord

Homilia de Padre Phil Bloom
Stmaryvalleybloom.org
* Disponible en Inglés - ve Homilías Inglés
20 Tiempo Ord
Efesios Semana 6: Siempre y Por Todas Cosas
(19 de agosto de 2018)

Bottom line: Pedimos su ayuda de la Hermana Barbara para agradecer a Dios en todas las cosas.
The homiliy will be mainly in English, but I begin with a Spanish summary: San Pablo tiene palabras maravillosas al celebrar el picnic y dedicacion del memorial a la Hermana Barbara. Nos dice dar gracias continuamente por todas las cosas. Como decia la Hermana Barbara: Dios es bueno; el es tan bueno. Es cierto que ella enfrento cosas feas por ser capellan de policia respondiendo a situaciones de violencia domeestica. Claro que se enojo pero enfoco en la cruz - el sufriminento de Jesus por nosotros. Ella tenia un secreto. Cada manana paso tiempo con Jesus - presencia real en la Eucaristia. Y comio su carne y bebio su sangre. Como el giraflor vuelve hacia el sol ella miraba a Jesus.

Pedimos su ayuda para agradecer a Dios ten todas las cosas. St. Paul has wonderful words as we celebrate our parish picnic and memorial dedication to Sister Barbara. After warning to not get drunk on wine, Paul says to allows the Holy Spirit to fill us - to be able to give thanks always and for everything. What does that mean? Especially when so many bad things happen, how can we always thank God? Well, when we began the homily series on Ephesians we learned that God predestines us according to his eternal plan. We of course have free will and each one has to make a decision. Nevertheless, to achieve his will God takes into account even our sins and failures. On account of his great mercy we thank God for everything including the tragedies and contradictions we experience. As Sister Barbara said, "God is good; he is so very good." We'll see those words when we dedicate her memorial. Sister Barbara saw plenty of ugliness - especially in domestic violence visits she made as police and fire chaplain. It's not that she didn't feel outrage, yet she focused on the cross, the sufferings of Jesus on our behalf. She made an act of trust in Jesus, in the ultimate goodness of the Father.

And she had a secret. Every morning she spent time with Jesus present in the Eucharist. As Jesus says today, "Unless you eat the flesh of the Son of Man" - Jesus himself - and drink his blood you do not have life within you." There's a prayer that says, "Blood of Christ, inebriate me." Like wine - in moderation - can gladden the heart, so the Blood of Jesus will bring joy that endures. Sister Barbara received the Body and Blood of jesus and she spent time before him, his true presence in the tabernacle. She turned to Jesus like a sunflower to the sun. She confidently asked for little things - like finding a parking space - and for big things - like finding my lost puppy! She may still be interceding for us, helping us find our way and bringing us back to God. Next Sunday we have the final homily of this seven week series. It all leads to Jesus - the Bridegroom - and his bride the Church. Sister Barbara represented that reality when she received the veil of a religious sister. Today we ask her to help us thank God always and for everything. God is good; he is so very good. Amen.


Homilia de la Parroquia Nuestra Senora de la Caridad del Cobre, Caracas
Homilia.org
20 Tiempo Ord
Domingo 20 del Tiempo Ordinario - Ciclo "B"
19 de Agosto de 2018

En el Evangelio de hoy continúa el diálogo de Jesús con los que le pidieron de "ese pan" que quien lo comiera no volvería a tener hambre, notamos que, en la discusión, mientras El más explicaciones les daba, ellos más se escandalizaban. "Yo soy el Pan vivo que ha bajado del Cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el Pan que Yo les voy a dar es mi carne para que el mundo tenga vida" (Jn. 6, 51-58).

La respuesta no se dejó esperar: "¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?". Respuesta justificable, pues ¿cómo podían comer la carne de uno semejante a ellos? Sin embargo, ante tal objeción, Jesús no se retracta, sino que continúa su argumentación con mayor ahínco. "Les aseguro que, si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no podrán tener vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y Yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida". Les plantea un misterio. Y no da explicaciones que puedan hacer el misterio más comprensible. Tal vez porque quienes no creen en El, tampoco aceptarían sus explicaciones. El Señor quiere nuestra fe. Y la fe la tenemos como un regalo de El.

Claro está: la fe don de Dios, hay que hacerla crecer precisamente con nuestros actos de fe en Cristo, el Hijo de Dios. "Señor, creo que estás verdaderamente presente en la hostia consagrada". "Señor, creo que estás presente en el altar con todo tu ser de Hombre y todo tu ser de Dios". "Señor, creo, aumenta mi fe". La fe hay que practicarla para que crezca día a día. Y cabe preguntarnos, entonces, ¿cómo hemos hecho crecer esa fe que recibimos como don gratuito de Dios? ¿La hemos hecho crecer o la hemos hecho fenecer? Concretamente, ¿cómo es nuestra fe con relación a ese Pan misterioso que escandalizó a los de su época? ¿Vamos a hacer lo que hicieron muchos que lo seguían, que lo abandonaron a partir de ese momento? ¿Nos damos cuenta de la grandeza de este misterio? Todo un Dios se da a nosotros para ser alimento de nuestra vida espiritual. ¿Cómo vemos la Eucaristía los hombres y mujeres de hoy? Tal vez algunos -la mayoría- la descartan como innecesaria o no creíble. Otros la tomamos como un derecho adquirido, sin detenernos a pensar en su grandeza, en el gran misterio que encierra. Unos y otros estamos en deuda con el Señor que se da a nosotros con su infinita generosidad para ser nuestro alimento.

Decíamos la semana pasada que la Eucaristía es, ciertamente, un alimento especial -especialísimo. Mientras los demás alimentos son asimilados por nuestro organismo y pasan a formar parte de nuestro cuerpo y de nuestra sangre, Cristo recibido en la Eucaristía, funciona a la inversa: nosotros nos asimilamos a El. "No hace otra cosa la participación del Cuerpo y la Sangre de Cristo sino trocarnos en aquello mismo que tomamos" (San León Magno). En efecto, la Eucaristía está destinada a nutrir nuestra vida espiritual. Y de tal manera, que Cristo nos dice que "El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en Mí y Yo en él". Y el misterio llega a tal punto que Jesús compara la unión nuestra con El en la Eucaristía a la unión suya con el Padre. "Como el Padre posee la vida y Yo vivo por El, así también el que me come vivirá por Mí". ¡Qué misterio! Pero no se queda allí el misterio. Continúa Jesús: "El que come de este Pan vivirá para siempre". Cristo es el Pan que alimenta nuestra vida espiritual mientras vivimos en la tierra. Pero, además, ese Pan que nos nutre ahora, nos devolverá el día de la resurrección la vida que perdemos al morir. Pero será una nueva Vida; no una vida como la que ahora tenemos, sino una Vida en gloria y en eternidad. ¿No tendríamos que estar postrados en adoración continua ante tal generosidad? ¡Vivir en Cristo como El vive en el Padre! Tal es la unión que produce el comer este Pan Divino. Y luego vivir con El para siempre ... siempre ... siempre ...

These homilies may be copied and adapted for your own use; however, they may not be commercially published without permission of the author.