05 Noviembre 201731 Tiempo Ord

Homilia de Padre Phil Bloom
Stmaryvalleybloom.org
* Disponible en Inglés - ve Homilías Inglés
31 Tiempo Ord
Forma Malentendida de Comunicacion

Mensaje: Como su padre espiritual pido su compromiso para que nuestra familia florezca.
Algunos de ustedes participaron en el estudio biblico "Echate al Agua." Aprendieron usar la Biblia (lecturas de la misa diaria) para oracion y como entender el significado original - texto en contexto. Contexto es importante para el evangelio de hoy. Cuando Jesus dice no llamar a ningun hombre rabi, maestro, doctor, guia, padre, no esta ningun hombre llamar 'padre'" no est rechazado titulos de respeto. No, Jesus mismo refiere a "padre Abraham." Lo que quiere Jesus es que reconozcamos al verdadero y ultimo maestro, doctor, guia y padre - Dios mismo. San Pablo habla de Dios como fuente de toda paternidad. Para mis hermanos varones quisiera decir: Tu paternidad y la mia viene de Dios.

Una vez una mama vino con nino en su brazos. Compartio sus luchas y desafios. Escuche y reze sobre ella y su hijo. Cuando termine ella me miro y dijo, "eres mi padre." Ya he completado casi 46 anyos de sacerdocio y todavia la mayor satisfaccion es ser padre espiritual.

Este fin de semana les pido dejarme ser su padre y que formemos una familia espiritual. Somo un gran familia, aun aqui en este valle. No puedo conocer a todos como querria pero quiero comunicar contigo. Pido que me des tu informacion de contacto - direccion, telefono, email. Si usas Facebook, que seas "amigo." Tengo una cuenta de Twitter, pero diferente que el Presidente Trump, no he aprendido como usarla, excepto para enlaces a homilias. Hay otra forma de comunicacion. Es tan antigua y la usamos tanto que no lo reconocemos como comunicacion. Jesus habla mucho de ella. Estoy hablando de dinero. Al pensarlo bien, dinero es una manera de comunicar valor y compromiso. Es un compromiso de bienes y servicios - un vehiculo de responsabildad. Desde luego malusamos el dinero - a causa de nuestra avaricia y deseo de controlar a otros. Por eso San Pablo dice que el amor al dinero es raiz de todos los malos. No obstante si usamos dinero con co-responsabilidad puede lograr mucho biene.

Durante el mes de noviembre pido que hagas una renovacion de Co-Responsabilidad. Pido usar la tarjeta para darnos tu informacion de contacto. Encima hay tres opiciones para hacer un compromiso de Co-Responsabilidad. Nuestras relaciones dependen de hacer compromisos y entonces hacer lo mejor para cumplir. Como su padre espiritual pido este compromiso para que nuestra familia florezca. Las lecturas de hoy hablan de mantener fe uno al otro. A veces significa aceptar "esfuerzos y fatigas" como San Pablo describe. Pero sale del amor. Como dice San Pablo dice "Tan grande es nuestro afecto por ustedes, que hubieramos querido entregarles, no solamente el Evangelio de Dios, sino tambien nuestra propia vida." Amen.

Homilia de la Parroquia Nuestra Senora de la Caridad del Cobre, Caracas
Homilia.org
31 Tiempo Ord
Domingo 31 del Tiempo Ordinario - Ciclo "A"
5 de Noviembre de 2017

Las Lecturas de hoy se refieren muy especialmente a aquéllos que tienen responsabilidad dentro de la Iglesia, quienes con su ejemplo y su predicación deben guiar al pueblo de Dios. La Primera Lectura del Profeta Malaquías (Ml. 1, 14; 2, 2,8-10) es una dura advertencia a los Sacerdotes de esa época por su mal comportamiento y por la predicación de falsas doctrinas: "Ustedes se han apartado del camino, han hecho tropezar a muchos en la ley; han anulado la alianza que hice con la tribu sacerdotal de Leví ... no han seguido mi camino y han aplicado la ley con parcialidad? Luego en el Evangelio (Mt. 23, 1-12), Jesús hace algo parecido, criticando a un grupo religioso de su época, el de los Fariseos, cuyo objetivo era la práctica de la ley de Moisés en la forma más estricta y detallada. La crítica del Señor se basaba sobre todo en que ellos mismos no cumplían lo que exigían cumplir a otros, por lo que el Señor los llamó "hipócritas?. Es por ello que hoy día en el lenguaje coloquial religioso el término "fariseo? ha venido a ser considerado sinónimo de "hipócrita?. El Evangelio de hoy trae una frase que llama la atención, la cual es importante aclarar: "A ningún hombre sobre la tierra lo llamen ?padre?, porque el Padre de ustedes es sólo el Padre Celestial?.

¿Por qué, entonces, los Católicos llamamos "Padre? al Sacerdote? Es una pregunta y un ataque que formulan los enemigos de la Iglesia a nosotros los Católicos. Y la respuesta es que llamamos así a los Sacerdotes por lo mismo que llamamos "maestro? al que enseña y por lo mismo que llamamos "guía? al que orienta o dirige. En realidad usamos esos nombres porque no tiene nada de malo hacerlo y porque Jesucristo realmente no prohibió que lo hiciéramos. Lo que sucede es que al aislar la frase y sacarla fuera de contexto parecería que no puede llamarse a nadie ni "padre?, ni "maestro?, ni "guía?. Si eso fuera cierto no pudiéramos llamar a nuestro progenitor "padre?. Ese es el sentido material de la palabra "padre?: progenitor. Cuando llamamos a los Sacerdotes, "Padre? el vocablo tiene un sentido espiritual. Y el mismo Jesús utiliza la palabra "padre? en ese sentido espiritual para referirse a alguien que no es Dios Padre.

En la parábola del rico y el pobre Lázaro, Jesús pone en la boca del rico esta exclamación: "Padre Abraham, ten piedad de mí? (Lc. 16, 24).
De allí que haya que ver todo el contexto de este trozo del Evangelio, para podernos dar cuenta que lo que quiere prohibir el Señor no es el uso de las palabras "Maestro?, "Padre? y "Guía?, sino la actitud de superioridad con relación al prójimo, Para poder entender lo que quiere decir este pasaje bíblico no hay que quedarse con lo que significan estas palabras, sino con el sentido de todo el pasaje, en el que lo más importante es el llamado a la humildad de parte de los que tienen esas funciones.

Si nos fijamos cómo concluye el planteamiento de Jesús, podemos darnos cuenta de qué es lo que el Señor nos quiere comunicar con esa advertencia: "El mayor de entre ustedes sea vuestro servidor, porque el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido?. El Señor condena el orgullo de los que quieren ocupar los primeros puestos y hacen las cosas para ser admirados. A esta conducta Jesús contrapone la sencillez y humildad que desea que sean sello de sus apóstoles y discípulos, los cuales deben ser "servidores? de los demás. Y no sólo nos lo aconsejó, sino que de esto nos dio ejemplo al hacer un servicio que usualmente hacían a los invitados a los banquetes los sirvientes de las casas: lavar los pies a sus Apóstoles en la Ultima Cena.

A esta actitud de humildad que el Señor reclama, hay que añadir el amor y la entrega generosa por los demás de que nos habla San Pablo en la Segunda Lectura (1 Tes. 2, 7-9. 13). Aquí vemoscuál es el trato que el Apóstol ha dado a aquéllos a quienes sirve. Más allá del servicio, les habla de una ternura maternal y hasta de entregar la propia vida por ellos. Veamos ahora con detalle, algunas de las acusaciones hechas por Jesús a los Fariseos en el Evangelio de hoy, para no caer nosotros en la misma hipocresía que el Señor condenó tan duramente:
"Hagan todo lo que les digan, pero no imiten sus obras, porque dicen una cosa y hacen otra?. ¡Cuántas veces nuestro ejemplo no va parejo con nuestra predicación y con nuestras exigencias a los demás! ¡Cuántas veces nuestros actos contradicen nuestras palabras! Sin embargo, a veces son otros los que desdicen con su ejemplo lo que predican. ¿Qué hacer, entonces? Si ellos no practican lo que dicen, ¿significa que hay que descalificar lo dicho? Debemos recordar que Dios quiere que sigamos los buenos consejos, aunque quienes los den no den el ejemplo con sus obras. Así que no sirven excusas como: "hay Sacerdotes sinvergüenzas, por tanto yo no creo en los Sacerdotes ni en lo que predican? Esta excusa suele escucharse con cierta frecuencia, pero no es válida. Sólo Dios es perfecto; sólo Jesús fue Maestro perfecto, pues era Dios. Todos los seres humanos podemos errar, por lo que los maestros humanos pueden ser imperfectos en sus enseñanzas y mucho más en sus obras. Tratemos, entonces, de tener coherencia entre nuestra vida y nuestras palabras, dando siempre buen ejemplo y evitando el pecado de escándalo. Pero no hay que descalificar a los predicadores porque su ejemplo no sea perfecto.

"Hacen fardos muy pesados y difíciles de llevar y los echan sobre las espaldas de los hombres, pero ellos ni con el dedo los quieren mover?. Los Fariseos ponían cargas pesadas e insoportables a los demás, y ellos mismos no las cumplían. No hagamos nosotros igual. Pero también al pensar en las cargas, recordemos lo que nos dice Jesús: "Mi yugo es suave y mi carga es llevadera? (Mt. 11, 30). Y es llevadera y dulce nuestra carga, pues Jesús la comparte con nosotros. Jesús nos ayuda a llevarla. El tuvo al Cireneo que le ayudó a llevar su cruz. Y ¡qué mejor Cireneo que el nuestro! Es Jesús mismo quien viene a ayudarnos, cuando le entregamos a El nuestras cargas. Por otro lado, ¡cuántas veces cargamos a nuestros prójimos con nuestras cargas, a veces reales, a veces inventadas por nosotros mismos! Pero debemos saber que Dios desea que nosotros no carguemos de peso a los demás, sino que más bien les ayudemos a llevar sus cargas. "Todo lo hacen para que los vea la gente?. Aquí sí es verdad que el "fariseo? se nos sale con más frecuencia.

¡Cómo nos gusta ser admirados y respetados! ¡Cómo nos gusta que se hable bien de nosotros! Y, peor aún, ¡cuántas son las cosas que hacemos para ser apreciados y alabados! ¿Qué valor, entonces, tienen esas cosas buenas que hacemos, pero con un fin farisaico, interesado, impuro? ¿Dónde está la pureza de corazón y la rectitud de intención cuando así nos comportamos? Cuando oímos hablar de los fariseos y recordamos cómo el Señor los acusó y los fustigó, nos parece que son personajes lejanos en el tiempo y que nada tienen que ver con nuestra manera de proceder. Hasta podríamos pensar: ¿para qué están en los Evangelios y para qué nos ponen en la Liturgia todos estos regaños que el Señor le da a los fariseos?

La crítica del Señor se basaba sobre todo en que ellos mismos no cumplían lo que exigían cumplir a otros, por lo que Jesús los llamó "hipócritas?. Es por ello que hoy día en el lenguaje coloquial religioso el término "fariseo? ha venido a ser considerado sinónimo de "hipócrita?. Pero ... ¿nos hemos puesto a pensar que también nosotros a veces somos como los fariseos? La hipocresía es uno de los defectos que nos permitimos a nosotros mismos, casi sin darnos cuenta. La hipocresía, la cual vemos tan repugnante, es doblez y falta de rectitud de intención. El doblez (¿o la doblez?), es decir, el tener dos caras, es más frecuente de lo que creemos o nos damos cuenta. ¿Nos hemos detenido a pensar que hipocresía es también hacer las cosas con intenciones escondidas o distintas a las que mostramos? ¿Nos damos cuenta que a veces somos hipócritas hasta con Dios?

¡Y esa actitud la consideramos como un derecho adquirido! Está tan arraigada a veces en nuestra manera de proceder que ya ni nos damos cuenta de que es un defecto, porque nos sale de manera demasiado espontánea. Pero esa actitud es totalmente contraria a la pureza de corazón, que Jesús nos pide: Bienaventurados los de corazón puro... (Mt. 5, 8) La advertencia de Jesús nuestro Señor es bien clara: "Si vuestra santidad no es mayor que la de los maestros de la Ley y los Fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos? (Mt. 5, 20). Practiquemos la pureza de corazón, la rectitud de intención, la honestidad mental y espiritual. Si nos cuesta, pidámosla en la oración. Sólo así, el discurso contra los fariseos no será para nosotros

These homilies may be copied and adapted for your own use; however, they may not be commercially published without permission of the author.