27 Agosto 201721 Tiempo Ord

Homilia de Padre Phil Bloom
Stmaryvalleybloom.org
* Disponible en Inglés - ve Homilías Inglés
21 Tiempo Ord
Guerra Espiritual Semana 10: El Peso de la Comunidad
(27 de agosto de 2017)

Mensaje: Somos llamados a una comunidad gloriosa pero no facil. Y es la unica que Jesus ofrece.
Estamos cerca la conclusion de nuestra serie de verano: fortalecer matrimonios y familias para guerra espiritual. Quiero hablar de una de las retas mayores: comunidad. Esto sigue de lo que vimos la semana pasada sobre la gran cosecha de Dios. Es la suprema comunidad. La alternativa es la anti-comunidad: aislamiento de Dios y todos otros. No estoy hablando de comunidad en un sentido ancho, como compartir una convicion.

Por ejemplo, yo puedo decir que pertenezco a la comunidad pro-vida porque aprecio la vida humana desde su momento mas temprano. Tengo algo en comun con personas que comparten esa vision pero quisiera hablar a de una comunidad mas tangible, mas profunda: esas personas con quien interactuo cara a cara, en quien cuento y que cuentan conmigo por algo. Para mi sera mis hermanos sacerdotes de la arquidiocesis, miembros de mi familia fisica y desde luego los que pertenecen a Santa Maria del Valle.

Esas comunidades proveen apoyo, consuelo y alegria. Sin embargo quiero ser franco: mis hermanos sacerdotes, mi familia fisica y, si, mi parroquia a veces es un peso. Comunidad es un peso, una carga. Sacerdotes se cansan y desaniman. Feligreses se van a veces sin decir nada, a veces con enojo. Un dia estan con nosotros, otro dia desaparecen. Sucede en otras comunidades cristianas, no solamente en parroquias. Sucede en familias fisicas. Comunidad es un peso.

Un escritor cristiano observa, "Tenemos que aceptar el peso de comunidad si vamos a experimentar la libertad del Evangelio." No hay otro camino.

Comunidad tiene retas particulares hoy. Bendiciones modernas pueden ser maldiciones. Email hace posible comunicar rapido pero amistades se acabaron cuando los emails van fuera de control? Y tenemos Facebook. Lo uso. Me ayuda aprender nombres y caras, y unas cosas que importan a feligreses y otros. Por supuesto Facebook tiene peligros. Puede promover un sentido falso de comunidad con juicios rapidos y distracciones adictivas.

Con tanta comunidad falsa y superficial, como puede saber si uno esta construyendo comunidad verdadera? Una comparacion: Cuando llegue a Santa Maria del Valle un feligres me regalo un bowflex. Explico el secreto del desarrollo muscular - no gain, noi pain. Quien algo quiere, algo le cuesta. Sin dolor no hay gloria. Como pueden ver de mis biceps el bowflex no me causo mucho dolor!

Sin dolor no hay gloria aplica tambien a comunidad. Construir comunidad siempre cuesta. Escucharemos mas el proximo domingo.

En nuestro evangelio hoy vemos a Jesus contruyendo la suprema comunidad. "Sobre esta piedra," dice, "edificare mi Iglesia." Jesus viene por ese motivo - fundar su Iglesia. Tiene varios nombres: Nuevo Israel, Novia de Cristo, Templo Vivo, el Rebano que el Pastorea. Estas imagenes aclaran que Jesus no nos salva tanto como individuales sino comunidad. Eso no excluye una relacion personal con Jesus. Lo que excluye es una relacion individualizada. Una relacion personal es esencial; una relacion individualizada con Jesus es una contradiccion en terminos.

Estamos salvados como miembros de su comunidad, la Iglesia. No una comunidad ideal, ni una Iglesia espiritual invisible. No una comunidad visible, humana, de carne y sangre. Por ese motivo tenemos que aceptar el peso de comunidad si vamos a experimentar la libertad que Jesus nos ofrece. Jesus invita al ser humano a su Iglesia. "Edificare mi Iglesia," dice. Y nos da una garantia impresionante: "Los poderdes del infierno no prevaleceran sobre ella." A la Iglesia - en la persona de Pedro y sus sucesores - entrega el poder de las llaves para atar y desatar. Estamos llamados a una comunidad gloriosa no una comunidad facil. Y es la unica que Jesus ofrece, "Edificare mi Iglesia." Amen.
Homilia de la Parroquia Nuestra Senora de la Caridad del Cobre, Caracas
Homilia.org
21 Tiempo Ord
Domingo 21 del Tiempo Ordinario - Ciclo "A"
27 de Agosto de 2017

El Evangelio de hoy nos habla de San Pedro, el primer Papa, precisamente en el momento en que Jesús le anunció la función que tendría dentro de la Iglesia. Además nos informa de cómo Cristo gobernaría esa Iglesia fundada por El, a través de San Pedro y de todos los Papas que le sucedieran. "Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia?, fueron las palabras de Jesús al que antes se llamaba Simón y que ahora llama "piedra? -o más bien "roca?. El Apóstol San Pedro es, entonces, la "roca? sobre la cual Cristo funda su Iglesia.

¿Cómo fue este nombramiento? Sucedió que un día Jesús interroga sus discípulos sobre quién creía la gente que era El, pero más que todo le interesaba saber quién creían ellos que era El. Enseguida, Simón (Pedro) salta -de primero, como siempre- y sin titubeos, ni disimulos, responde con claridad: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo? (Mt. 16, 13-20). Hay que ubicarse en ese momento para podernos percatar lo que significaba esta declaración de Pedro. Jesús había comenzado a manifestar su gran poder a través de milagros que los Apóstoles habían presenciado: agua cambiada en vino, muchas curaciones, multiplicación de panes y peces, calma de tempestades, etc. Es raro, pero en ningún momento Jesús les había dicho quién era El. Y ahora les pide que sean ellos quienes lo identifiquen. No había sucedido aún la Transfiguración. De allí el impacto de la declaración de Pedro.

Por eso es que el Señor se apresura a decirle: "Dichoso tú, Simón, porque esto no te lo ha revelado ningún hombre, sino mi Padre que está en los Cielos?. Los sabios de Israel no captaron lo que Pedro y los Apóstoles sí pudieron captar. Ellos no eran de los sabios y racionales, sino de los sencillos y humildes a quienes el Padre revela sus misterios. Por eso les muestra Quién es su Hijo. Es la mayor muestra de esa oración de Jesús al Padre Celestial: "Yo te alabo, Padre, Señor del Cielo y de la tierra, porque has mantenido ocultas estas cosas a los sabios y entendidos y las revelaste a los sencillos?. (Mt. 11, 25) No es que no se pueda razonar. Pero para razonar hay que estar en una búsqueda sincera de la Verdad, no en una búsqueda de argumentos para contradecir la "verdadera? Verdad y poder seguir en lo que ahora ha dado por llamarse "la propia verdad?, que suele ser un error. Además, es que los razonamientos estériles no llevan a ningún lado: más bien pueden cegar y ser obstáculos para llegar a la Verdad. Hace falta la sencillez, la humildad, la niñez espiritual, para conocer los secretos de Dios y para darnos cuenta de dónde está Dios.

Una fe viva, fervorosa, perseverante, inconmovible sólo viene de Dios y sólo la reciben los que se abren a este don. Y la llave que abre nuestro corazón y nuestra mente a las cosas de Dios es la humildad.

Por eso en el Salmo 137, rezamos y recordamos que somos obra de Dios. Entonces, ¿de qué engreírnos? En efecto: Se complace el Señor en los humildes y rechaza al engreído. Continuemos con el relato, pero sigamos ubicados en el momento. Para entonces sonaba demasiado espectacular la frase de Jesús: "sobre esta Roca edificaré mi Iglesia?. Al lado de Jesús sólo estaban los Apóstoles y otros cuantos seguidores. Ninguno pudo medir el alcance de las palabras del Señor. Pero el Señor sí: habla de SU Iglesia como cosa que El iba a construir: será una obra divina y no humana. Como humanas son todas las otras iglesias y religiones fundadas por hombres que no son Dios. Y promete, además, que nadie -ni siquiera el Demonio- podrá destruir su obra. Y mira que han tratado de destruirla ?desde dentro y desde fuera. Pero sigue bien en pie, a pesar de todo? Jesús le entrega a San Pedro las llaves del Reino de los Cielos. ¿Qué significa esto de las llaves? En lenguaje bíblico, las llaves indican poder.

Este significado de las llaves como símbolo de poder es evidente en la Primera Lectura del Profeta Isaías (Is. 22, 19-23). Estanos presenta a Eleacín, mayordomo del palacio real. Allí se habla de "traspaso de poderes? en el palacio. "Pondré la llave del palacio de David sobre su hombro. Lo que él abra, nadie lo cerrará; lo que él cierre, nadie lo abrirá?. Este hecho del Antiguo Testamento es una prefiguración del traspaso de poderes de Jesús a San Pedro, el primer Papa. Por eso la Iglesia sabiamente coloca esta lectura el mismo día en que leemos cómo Jesús da las llaves de su Reino a Pedro. Y vemos aquí el gran poder que el Señor dio al Mayordomo Eleacín. Sin embargo, el poder conferido a Pedro -y a todos los sucesores de San Pedro en el Papado- es inmensamente mayor que el poder en el palacio de David.

Fijémonos que Jesús les da "las llaves del Reino de los Cielos?. ¿Podemos imaginarnos lo que es esto? La siguiente promesa del Señor nos da un indicio: "Lo que ates en la tierra, quedará atado en el Cielo?, que equivale a decir: lo que decidas en la tierra, será decidido así en el Cielo. Las decisiones que tomes, serán ratificadas por Mí. A San Pedro y a todos los Papas que han venido después de él se les dan las llaves, no de un reino terreno, sino del Reino de los Cielos, que es el Reino que Jesús a venido a establecer con su Iglesia. Y en ésta Pedro tiene el poder de decidir aquí lo que Dios ratificará allá.

Aprobación previa de parte de Dios en el Cielo a lo que decidan los Papas en la tierra sobre la Iglesia de Cristo.

¡Qué estilo de gerencia es la gerencia divina! No podía ser de otra manera: tal peso sobre Pedro y sobre todos los Papas después de él, tenía que contar con una asistencia especial.

Así ha querido Jesús edificar su Iglesia: con la presencia constante hasta el final de su Espíritu Santo, y dándole a Pedro -y a todos sus sucesores, los Papas- el inmenso poder de decidir aquí en la tierra lo que Dios decidirá en el Cielo. En un mundo tan racional como el nuestro, esto puede parecer bien difícil de comprender y de aceptar. Pero así es. Cristo fundó su Iglesia y la puso a funcionar de esa manera. Y prometió estar con ella hasta el final. "Yo estoy con ustedes todos los días hasta que se termine este mundo? (Mt. 28, 20).

Así son los designios de Dios: misteriosos, incomprensibles para los que no nos vemos en nuestra verdadera dimensión: que nada somos ante Dios. Pero ... si todo nos viene de El ¿qué podemos nosotros reclamar o proponer? ¿de qué nos atrevemos a dudar? De allí que San Pablo exclame en la Segunda Lectura: "¡Qué impenetrables son los designios de Dios y qué incomprensibles sus caminos!? Pero ... ¿quién ha podido darle algo a Dios que Dios no le haya dado antes? En efecto, continúa San Pablo: "Todo proviene de Dios, todo ha sido hecho por El y todo está orientado hacia El? (Rom. 11, 33-36).

La Iglesia Católica es la única Iglesia fundada por Dios mismo, pues viene de Jesucristo hasta nuestros días: viene directamente desde San Pedro, como el primer Papa, hasta nuestro Papa actual. Y para dirigirla, Dios estableció este estilo de gerencia: lo que decidas en la tierra, será decidido en el Cielo.
These homilies may be copied and adapted for your own use; however, they may not be commercially published without permission of the author.